domingo, 2 de junio de 2013

EL ABSURDO: VOLADURAS Y DERRIBOS


“Teatro del absurdo”“Humor absurdo”… ¿Por qué algunos autores escribimos textos donde impera ese uso y ese gusto por lo absurdo? Bien, partamos de una premisa: EL MUNDO ES ABSURDO. Y hacemos girar nuestra obra en torno al absurdo porque el planeta mismo gira alrededor de él.

En una humanidad que se deja llevar más por el disparate que por el sentido común, nos resulta más revelador e interesante señalar la insensatez e incoherencia de la sociedad mediante la proyección remarcada de esa absurdidad (ya sea de un modo cómico o no), desvirtuándola hasta conseguir provocar al espectador que se enfrenta así a una realidad ya de por sí desvirtuada, arrasando y haciendo saltar de este modo todo por los aires… Y esto, a veces, acompañado de la explosión de la risa. Y es que, el absurdo, es un experto en voladuras y derribos.

Os contaré ahora una anécdota, completamente real, relacionada con todo esto:

En la carretera entre Madrid y cierta capital de provincia bien cercana, se levanta el típico polígono industrial. Una hilera de naves se sucede junto al arcén. Tras un cartel que se yergue en lo alto de un gran poste, con el rótulo de “Pinturas Martínez”, encontramos una nave seguro que tan bien repleta de botes de pintura como para poder repintar el Titanic de proa a popa, el puente de Brooklyn de cabo a rabo, o hasta la cara de algún político y que aún así sobre pintura. Más adelante tenemos otro cartel: “Recauchutados González”, y tras él una nueva nave toda llena ella de recauchutados (¿neumáticos…?) Justo a continuación, un gran letrero con el título de “Piensos López”, y detrás su nave hasta arriba de piensos, pienso yo… Y, entonces, justo allí, al lado, encontramos al fin este explosivo cartelón…: “Voladuras y Derribos García”… ¿Qué se levanta tras el cartel…?: ¡Nada…!

- ¿Nada…?

Nada…

- ¿Y su nave...?

Ninguna nave… Un simple solar yermo, un erial, un descampado pelado… "Voladuras y Derribos García"...

Y es que al absurdo nos lo encontramos por todos lados, cada día, y no sólo en los libros y escenarios. Sacudiendo el mundo, desmoronándolo todo. El absurdo: voladuras y derribos.

           
Diego Fdez. Sández

No hay comentarios:

Publicar un comentario