jueves, 25 de julio de 2013

SÁNDEZ Y LA ALEGRÍA DE LA RISA (II)




Dice la web 'MadridTeatro': "Este joven autor se intenta abrir paso en el mundo del Teatro. Su objetivo: 'despertar a los vecinos' (como dijo Alex O´Dogherty en la pasado gala de los Premios Max) a base de talento, tesón y con la risa y la alegría sus mejores aliados. Con su obra 'EN EL CALLEJÓN' obtuvo excelentes críticas en Nueva York. Ahora, esta misma obra se acaba de presentar por fin en Madrid mediante una lectura dramatizada.

A Diego, lector voraz y curioso por naturaleza, es habitual verle escribiendo en el Café Comercial. Acostumbrado a perderse entre las calles que custodian miles de anécdotas de Mihura o Jardiel, y que él relata con devoción. Perderse para encontrarse.
Las obras de Diego, que he tenido el honor de leer, pretenden renovar la risa, como en su día lo hizo su mayor fuente de inspiración: el gran Jardiel Poncela. Al que le gusta homenajear en sus textos. Convierte la simpleza en perspicacia y lo vulgar en elegante. Y a esa risa elegante y perspicaz, la sustenta con ingenio sobre sueños e ilusiones en el mundo de la inverosimilitud.   Diego venera la comedia, y se nota. En sus obras se observa por encima de todo un profundo respeto a la alegría.
Alegría y Risa. Dos palabras incomprensiblemente infravaloradas. El género de la comedia parece situado un escalón por debajo del resto. ¿Por qué? No lo se. Para mi es un misterio. La RISA es una herramienta fundamenteal en el teatro. Y en la vida.
Entre los sinónimos del termino 'ALEGRÍA' se encuentran: júbilo, entusiasmo, felicidad, diversión, entretenimiento, gozo, satisfacción y risa. Existen pocos sentimientos a la altura de la alegría. Yo diría que es el mejor estado en el que un ser humano puede vivir.
Así que, desde aquí, le deseamos toda la suerte del mundo para poder ver algún día sus obras en el escenario."

No hay comentarios:

Publicar un comentario