miércoles, 21 de mayo de 2014

EL "1313" VUELA SOBRE ALCOBENDAS

Y tal y como os adelanté, el día 10 de este mes de mayo se levantó el telón, y "VUELO 1313" despegó y sobrevoló el escenario del Pablo Iglesias de Alcobendas, en el III Certamen de Teatro Instantáneo. Una interesante y excitante experiencia.
 
 

martes, 20 de mayo de 2014

¡¡¡VIVA JARDIEL!!! (LA CÁPSULA DEL HUMOR)


Si el resto de libros y películas cómicos, y los mismos comediantes, desapareciésemos por alguna extraña catástrofe de la superficie de este mundo, con la colección de obras de Humor que se reúnen tras el cristal del escaparate de esta librería la Humanidad tendría material para reír el resto de su existencia...
 
Novelas y obras teatrales de Enrique Jardiel Poncela.
 
Como diría el autor: ¡¡lancemos una carcajada de miles de cuartillas!!
 
 
(Librería: Estudio en Escarlata, en Guzmán El Bueno, 46 (Madrid))

viernes, 16 de mayo de 2014

"VUELO 1313"



Aquí tenéis, amigos, unos fragmentos de mi reciente obra "VUELO 1313". Espero que os guste:
VUELO
1313
(Oscuridad. Oímos una voz a través de una emisora de radio, la voz de un controlador aéreo.)
VOZ DEL CONTROLADOR.− (alarmado): ¡Atención, control central, atención, control central! ¡Ésta es una llamada de emergencia! ¡Alerta roja! Control central: hemos perdido toda señal del vuelo 1313. Repetimos: hemos perdido señal del vuelo 1313 de Pacific Airlines. Información confirmada. Ningún rastro del Boeing 747, negativo en control de radar y en observación directa. Resto de vuelos en su sector informan también negativamente. Repetimos, esto no es un simulacro: ni rastro del vuelo 1313. (Totalmente angustiado): … ¡Se lo ha tragado el cielo…!
(Oímos el rugido de los motores de un avión, y, cuando se encienden las luces, estamos en la cabina del mismo. Un señor y una señora (o chico y chica) están sentados a los mandos. Pilota y copiloto. Manejan sendos volantes o “joysticks” –“joystick”: “palo de la alegría”–. Comprueban los distintos controles de vuelo.)
COPILOTO.− Altitud 30.000 pies. Viento sur-sudeste, 30 nudos. Rumbo según lo marcado. Todo guay.
PILOTA.− Bien… ¿Niveles de combustible?
COPILOTO.− Eh… Más nos vale que pares en la próxima gasolinera…
PILOTA.− Muy gracioso.
COPILOTO.− Depósitos llenos, nivel máximo.
PILOTA.− Ok. ¿Alerones y flaps?
COPILOTO.− En posición.

PILOTA.− ¿Los niños?

COPILOTO.− En la guarde. A las cinco va mi madre a por ellos.
PILOTA.− Ok.
COPILOTO.− (tras un silencio): Caroline, cariño, ¿vas bien?

PILOTA.− ¡Perfectamente!, ¡mejor que bien! ¿Lo dudas?

COPILOTO.− Si te cansas me dices, ¿eh?
PILOTA.− Si me canso te digo… (Acciona una palanca)

COPILOTO.− (tras otro silencio, preocupado): Los pasajeros ─…

PILOTA.− ¿Sí...?
COPILOTO.− Los pasajeros…, parecen preocupados, ¡tensos! Hablan entre ellos, cuchichean, especulan sobre si les hemos sacado de la ruta… ¡Varias personas han preguntado a las azafatas que por qué no hemos llegado aún a China, y las azafatas a su vez me lo preguntan a mí!
PILOTA.− Es normal.
COPILOTO.− ¡Claro, tú estás aquí a lo tuyo, pero a quien se dirigen es al menda! ¡Hay quien ya se ha puesto violento!
PILOTA.− ¿Algún pasajero?
COPILOTO.− ¡Alguna azafata! ¡Si vuelvo ahí atrás, alguna me atiza fijo!
PILOTA.− Ay, C. J., ¡qué exagerado!
COPILOTO.− ¿Exagerado? Igual ─…, igual hicimos mal en desconectar la radio…
(Tenso silencio.)

PILOTA.− C. J., cari, no necesitamos la radio, ni necesitamos el maldito control. Cuando lleguemos a nuestro objetivo, la volvemos a conectar, decimos que se descompuso y listo.
COPILOTO.− (...) Creo que jamás debimos hacerlo… Ha sido una locura secuestrar el avión.
(...)
__________________________________________________


COPILOTO.− ¡Del colegio de pilotos, óyeme bien, nos echan del colegio de pilotos y de la carrera, hazte a la idea! ¡Y eso si no acabamos entre rejas…! Ahora que ibamos a estrenar el chalet…, ¡el chalecito…! ¡Oh, estás loca, Caroline!
PILOTA.− (tras un silencio): Ya es demasiado tarde para echarse atrás. Haberte negado.
COPILOTO.− Cualquiera te dice a ti nada.
 
(El COPILOTO saca una lata de cerveza, y, al beber, pierde el control del avión: suena el brusco zumbido del aparato en descenso, y el COPILOTO y la PILOTA se inclinan por la inercia hacia un lado… La PILOTA se hace entonces con los mandos y endereza el avión. Respiran aliviados.)
PILOTA.− No vuelvas a hacerlo… (Tras otro silencio): Qué verdad es que los hombres no sois capaces de hacer dos cosas a la vez… (El COPILOTO suspira. La PILOTA saca otra lata de cerveza, y un bocadillo de mortadela –con aceitunas si es temporada–, y maneja a la vez el mando, la cerveza, el bocadillo, la mortadela y las aceitunas… El COPILOTO la mira hacer todo esto. Ella le mira con orgullo, regodeándose. Suena un móvil. El de la PILOTA. Contestando): ¿Sí…? (Pierde el control del avión…)
COPILOTO.− ¡Cuelga! (Tira de la palanca y restablece el control) ¡Cuelga el maldito aparato! ¡Dichoso telefonito…!
PILOTA.− ¡Bueno, chico…! (El COPILOTO suspira de alivio. Pausa. La PILOTA le mira por un instante. Le vuelve a mirar) Enseguida te agobias… Como antes con esos dos pobres muchachos…

COPILOTO.− ¿Los del turbante?
PILOTA.− Dos pobres criaturas.
COPILOTO.− (irónico): Sí, dos “angelitos”… ¡¿Pero cómo pudiste creerles cuando te dijeron que aquellos cartuchos de dinamita bajo sus ropas eran ristras de chistorras…?!
PILOTA.− ¡Chistorras que llevaban para darles una sorpresa a sus madres en las fiestas del pueblo…!
COPILOTO.− ¡¿Y el cuchillo que les encontramos?!
PILOTA.− ¡El cuchillo para cortar las chistorras!
COPILOTO.− ¡Dinamita, eran cartuchos de dinamita!
PILOTA.− ¡O petardos para las fiestas del pueblo, ¿tú qué sabes?!, ¡¿es que tú lo sabes siempre todo?!

______________________________________________
(...)
COPILOTO.− ¡Ya queda poco para llegar a nuestro objetivo…! Espero que haya merecido la pena.
PILOTA.− Verás cómo sí. (Silencio. Saca un periódico) Mira, cielo: hablan de nosotros. (El COPILOTO echa un vistazo también) “El misterio del 1313, el vuelo desaparecido. ¿Dónde están los restos del avión? Se especula sobre el destino del aparato y de sus cientos de pasajeros” ¡Je!
COPILOTO.− ¿Y de nosotros no dicen nada?

PILOTA.− ¡Nada!
COPILOTO.− Lo que no entiendo es cómo ha llegado hasta aquí ese periódico, si aún no hemos tocado tierra desde que salimos… (...) (El COPILOTO mira hacia su propia ventanilla, y se alarma): ¡Cari! ¡Caroline!, ¡mira eso!
PILOTA.− (tras mirar asustada): ¡Un caza! ¡Un avión militar!
COPILOTO.− ¡Se ha puesto en paralelo a nosotros!, ¡lo tenemos pegado! ¡¿Qué querrán?!
PILOTA.− ¡Nos han pillado!
 
COPILOTO.− ¡Era cuestión de tiempo! (Pausa) Nos hace señales hacia abajo con la mano, querrán que bajemos la ventanilla para hablar.
PILOTA.− ¡Noo…!, ¡eso es que quieren que aterricemos! ¡Hay que darle esquinazo!
COPILOTO.− ¡¿A un caza?! ¡¿Al ejército?! Estamos perdidos…, tanto para esto…
(...) 
__________________________________________________


PILOTA.− Cariño, te informo que en media hora llegaremos a nuestro destino…
COPILOTO.− Miles de millas y convertirnos en portada de millones de periódicos de todo el mundo para llegar hasta allí… Bueno, pues ahí vamos…

(...)
 
© Diego Fdez. Sández

[Estrenada el 10 de Mayo de 2014 en Alcobendas (Madrid)]

viernes, 9 de mayo de 2014

HEMOS MATADO A HITLER (de momento)

Tras un mes en la sala Microteatro Por Dinero de Madrid, y con un gran éxito de crítica y público, la obra llegó a su fin (de momento) el pasado domingo 4 de mayo.
 
Gracias a todos por venir, por vuestras risas y vuestros aplausos, y por los maravillosos comentarios.
 
Para uno, como autor, es siempre una responsabilidad el hacer reír a los espectadores (bonita responsabilidad), y una gran satisfacción, enorme, el conseguirlo. Hacer reír y disfrutar...
 
Gracias a los actores y a la directora por su estupendo trabajo: Mapi, Adolfo, Carlos, Santi y Ascen.
 
Aquí tenéis la foto final, "matar a Sández"... :-)
 



 

miércoles, 7 de mayo de 2014

ESCRIBIENDO


"MÁS CUESTIONES QUE VARIOS LARGOMETRAJES"...

Estupendísima crítica sobre mi comedia (o más bien tragicomedia) "MATAR A HITLER":



"Recupera por enésima vez la figura de Hitler pero desde un punto de visto que jamás se planteó nadie o, si lo hicieron, no de manera tan genial"

"Diego Fdez. Sández firma un texto que, repito, en quince minutos nos plantea más cuestiones que varios largometrajes basados en el dictador nazi... y encima te echas unas risas"


La crítica (de Jesús Clemente Rubio para Otium Madrid / Madrid, tu Mejor Plan) también añade:


"Que un soldado viaje a través del tiempo para matar al responsable de tanto sufrimiento durante el siglo XX -y si extendemos las consecuencias, el XXI- podría no salir como se espera, o justo al revés, ocurrir precisamente lo que se pretende evitar. El caso es que la puesta en escena es maravillosa (¿pero de dónde salen los actores?), mucha culpa de ello la tiene la directora Ascen Caballero y los dirigidos, estupendos actores. La interpretación es soberbia, desde el bueno de Adolf (Santiago Nogués) hasta la doctora (Mapi Plácido), exaltando la figura del soldado interpretado -cuando fuimos nosotros- por Carlos Urrutia ¡vaya voz!. Pero, seamos justos, los tres están espléndidos"

[ Crítica completa: http://www.otiummadrid.com/2014/05/microteatro-matar-hitler-cama-nazi.html ]