sábado, 15 de marzo de 2014

"HISTORIA ESTÚPIDA DE LA LITERATURA", de Enrique Gallud Jardiel




He tenido el placer de leer recientemente esta “Historia Estúpida de la Literatura” que publica la editorial Renacimiento bajo su sello Espuela de Plata-Los Humoristas. Gallud Jardiel nos ofrece un ensayo humorístico donde, mediante breves capítulos o temas, desmonta provocativamente autores y autoridades literarias, con descaro, buen gusto y mucha mucha ironía.

Gallud se ríe con (y a veces puede que hasta de) ideas preconcebidas que permanecen como verdades absolutas en el mundo de la literatura, yendo contra corriente y contra los cánones y el dictamen de los académicos y de los que repiten sus salmos. Nada más sano que, aun bajo el prisma del humor, señalar a los reyes desnudos de la escritura y la cultura, los lugares comunes y las frases hechas, y agitar los cimientos sobre los que aparentemente se sustentan sólidas la crítica y las creencias establecidas; aunque sea meramente con el objetivo de pasar mientras tanto un muy buen rato con ello.

Es evidente la influencia del abuelo del autor, mi admiradísimo el gran Enrique Jardiel Poncela. De tal palo tal astilla, de casta le viene al galgo o el que a buen almendro se arrima buena sombra le cobija. Una influencia que es muy bien venida, pues llega del gran maestro del humor y, como en este caso, esto sólo puede significar un punto más a sumar entre las cualidades del autor de este libro.

Gallud bucea en nuestra literatura, descubriéndonos la constante presencia (hasta ahora inédita) del ventilador o del bacalao en la misma, desde el mismísimo Poema del Mio Cid hasta nuestros días; disecciona y ríe con estilos, canciones, villancicos, zarzuelas… Juega con “camelos”, tira abajo tópicos literarios o nos cuenta sus hallazgos de supuestos manuscritos que jamás creeríamos poder encontrar… Carga contra mitos como el mismísimo Cervantes, desmitifica a los principales héroes novelescos, e imita, parodia o explica a los más celebérrimos autores que en nuestra literatura han sido.

El autor asimismo nos resume a su modo obras clásicas “para que no haya que leerlas” (ahí es nada), obras que nadie lee por mucho que se diga y que igual ni falta hace.

Y por último en este divertido libro, hasta nos ofrece una pequeña guía con los consejos que hay que seguir si queremos convertirnos nosotros mismos en escritores, desde cómo escribir un haiku (“variedad poética consistente en sintetizar cualquier inanidad, composición escuchimizada de tres versos irrisorios sin rima ni nada”), hasta el secreto para llegar a ser todo un Neruda…

Corran a sus librerías y háganse con esta “Historia Estúpida de la Literatura”, una obra cargada de fina ironía, de una humorística pero cuidada versificación, de -bajo un tono de broma-, un amplio conocimiento de la literatura, los autores, las corrientes, el lenguaje y estilos, y, en fin, una amena guía llena de gracia contra autores y académicos pelmas y contra el sopor.

Como dijo Federico Gallud Lorca:

                        “El viento en los olivares
                          va tocando el clarinete
                         sin que este verso se sepa
                         por qué está aquí, ni a qué viene”          



Diego Fdez. Sández-

No hay comentarios:

Publicar un comentario