jueves, 18 de febrero de 2021

JARDIEL 69

Un 18 de febrero de 1952 (el único 18 de febrero que hubo ese año, vaya), es decir, hace hoy 69 años y cualquiera diría que hace tan sólo 70, Enrique Jardiel salió a hombros de las musas desde su casa en Infantas 40.

Y sigue ahí arriba, y bien presente. En la presente foto invita a unos amigos a cafeses, carajillos y vermús para celebrar el aniversario.

(Entre los concurrentes creo adivinar al periodista César González-Ruano y al poeta Juan Ballester)












martes, 9 de febrero de 2021

ÚLTIMO CAPÍTULO


Al fin. En el ÚLTIMO CAPÍTULO de la novela histórica que confecciono para vosotros. Una novela llena de hechos históricos, sí, y de fantasía, y acción, y también de mucho mucho humor para que disfrutéis.

Últimas páginas...


lunes, 25 de enero de 2021

¡2 EDITORIALES MUY INTERESADAS!

!

Un par de editoriales están muy interesadas en una de mis novelas infantiles...

La cosa está en el aire, a ver cuál de las dos (u otra) se da más prisa... 😄



lunes, 11 de enero de 2021

EL FINAL DEL TÚNEL

Transcribo ya el penúltimo capítulo de la novela histórica. Del 4.º cuaderno amarillo al archivo electrónico, que engorda y va cuadrando y cogiendo su forma...

El autor ve la luz al final del túnel. (Los personajes no tanto...).

Este año de nieves estará listo para vosotros, lectores.


jueves, 7 de enero de 2021

"AÑO DE NIEVES..., ¡BUENA CARA!"

A pesar de la nevada con la que arrancamos el año, cosas de la borrasca D.ª Filomena (una señora muy fría la señá Filo), nada le quita a un escritorcillo el gusto de pasarse por delante de la casa de Gustavo Adolfo Bécquer donde escribió o volvió a reescribir, de memoria, tras perder el cuaderno original, sus inmortales rimas bajo la nieve que cubre hoy el laurel que plantaran los dos hermanos.


Por allí cruza, se sonríe deteniéndose y deleitándose casi viendo a Gustavo Adolfo salir en una nevada de las de entonces a sacar al perro, tomando unas fotos, bajo su paraguas, el último romántico vivo.

:-D

Y así se vuelve a casa, inspirado, a poner la lavadora a garabatear sus escritos de 2021... (elultimoromanticovivo, no Bécquer).


[P. D.: Me dicen que hay otro señor en Teruel]

jueves, 31 de diciembre de 2020

2020/2021

Este año aciago y a ciegas (por las gafas empañadas) de 2020 que hemos disfrutado pasado, le ha dado a un escritor onubense radicado en Toledo para publicar varios textos en la prensa, leer bastantes libros (buenos, excelentes y menos buenos), ser finalista en algún que otro premio literario, y a su vez formar parte en la comisión de lectura de cierto galardón. También para comenzar a escribir literatura infantil (¡uno de los pocos palos que aún no había tocado!, siempre estás a tiempo): 1 novela de detectives y 1 de aventuras y mucha actualidad, ambas llenas de humor a raudales para niños, así como para proseguir la escritura y correción de 1 novela histórica... El 2021, amén de traernos salud (¡amén!), espero que nos traiga a todos buenos libros, la vuelta a los cafés donde escribir y leer, y la publicación de estas 3 novelas. ;-)

viernes, 25 de diciembre de 2020

"DESDE MARTE CON AMOR" [Relato Finalista]

  

DESDE MARTE

CON AMOR

  

Jaime Jaramillo Juncal, “Jaimito Jaramillo” para los amigos, aprovechaba la pausa del desayuno diario en su jornada laboral ―era funcionario en una consejería o concejalía, no recuerdo― para hacer básicamente 2 cosas, las dos cosas que le daban sentido a su mañana. A saber: llevarse al estómago sólo un café solo él solo en la cafetería que había camino de la biblioteca, y correr rápido a ésta para coger un nuevo libro que llevarse a las manos y a los ojos (Jaime devoraba los libros). Tenía la suerte Jaimito, digo Jaime, de que la biblioteca municipal se levantara en la misma calle de su oficina. Era un recorrido a paso normal de apenas 10 minutos, pero él, a base de experiencia y tesón, había conseguido reducirlo a 4 minutos largos (a la vuelta, que era cuesta bajo, tardaba 3 y medio, y si hacía viento, mucho viento a favor, podía hacer una marca de 2 minutos). Así, en su media hora del desayuno le daba tiempo a salir corriendo rumbo a la biblioteca, parar en la cafetería de siempre, pedir el café, tomarlo mientras leía el periódico ―entero, de cabo a rabo, de la portada a la última columna “ingeniosa” de opinión, o mientras echaba un último vistazo y se despedía como de un amigo del libro a punto de entregar―, mirar el reloj (“¡cielos!”), levantar el trasero como un resorte, pagar el café, pisar a toda prisa por la avenida como si clavase los pies en el empedrado, llegar a la biblioteca, subir a pata los 3 pisos (escalando 6 tramos de escaleras), saludar a los bibliotecarios, ir directo a la sección que correspondía ―ya las situaba perfectamente―, admirar la colección de títulos, seleccionar una nueva lectura (“mmm…, éste no…, éste ya lo cogeré, éste ya lo he leído…, y éste…, ¡me llevo éste!”), de ahí al mostrador, donde volver a saludar a los bibliotecarios, entregar el último libro cogido, registrar el nuevo, y salir pitando para el trabajo (a veces de forma literal, cuando le pitaba el arco de seguridad de la biblioteca). Y aun así llegaba a tiempo… Cada vez tenía mejor pillado el ritmo. Además, Jaime (o Jaimito) hacía por alargar poco a poco el descanso del desayuno, con lo cual si empezó cogiéndose su media hora reglamentaria, ya había conseguido estirarlo ―al cabo de los años y por su cuenta y riesgo― hasta unos envidiables 34 minutos… (si no hacía el sudoku en el periódico del café es porque no quería). En dos años ―calculaba―, si todo iba bien, podría ampliar el desayuno a 35 minutos, y entonces ―¡oh, sí! ― entonces ya caería una tortilla, vaya que sí, “como que me llamo Jaimito, eh…, Jaime”. Hoy, con las prisas, se había decidido por un título muy conocido, así no había riesgos: “CRÓNICAS MARCIANAS”. La decepción vino luego, cuando comprobó en el despacho de su oficina, hojeando y ojeando el libro oculto bajo su mesa, que se trataba de una novela, escrita por un tal Ray Bradbury (Jaimito pronunció “Rei Braburi”, no le sonaba). Además de por su afición a la lectura, a Jaime aquellas rápidas carreras matinales al templo municipal de los libros le servía para relajarse ―especialmente desde que su novia y él andaban de morros―, para aislarse unos minutos, para situar su mente en otro plano que el laboral, administrativo y funcionarial, para dedicarse en suma una media hora a sí mismo y a visitar otros mundos. Tener el libro junto a sí, apoyado en su mesa y a la vista, le insuflaba otro ánimo para afrontar la mañana y empezar bien el día. Por supuesto no sacaba un libro diariamente, pero, cuando tocaba biblioteca, ésta hacía de la jornada una jornada especial; diferente. Aquella tarde en casa, sin zapatos y relajado en el sofá, aislándose de todo y de todos y dispuesto a zambullirse en el libro, abrió el tomo de las Crónicas Murcianas, digo Marcianas. Al hacerlo, un papelito doblado color carmesí salió volando del mismo como una mariposa y aterrizó en el suelo. Jaime, extrañado, recogió la mariposa, y desdobló sus alas. Era una nota escrita a mano. Letra de chica, sin duda. En bolígrafo azul, ponía algo así (según me contó el mismo Jaime): “A quien lea esto: Hemos elegido el mismo libro. Enhorabuena por tu buen gusto, seas quien seas. Si quieres, puedes contestarme a continuación, saludos marcianos…”. Jaime no entendía nada. ¿Era una broma? ¿Un juego? Era un poco infantil. Pero tenía su aquél… “Una lectora misteriosa”, pensó Jaime. “¿Qué tiempo hacía que quería encontrarme con algo así…?”. Jaime tenía un fondo ―un fondo muy en el fondo de su alma, al fondo a la derecha― romántico, romántico e imaginativo, que en el fondo es lo mismo. Al final era cierto el dicho “todo está en los libros”… ¿Qué hacer ante este mensaje anónimo? No sabía desde cuándo estaría en el interior de ese libro ―qué puntería había tenido eligiendo―. Lo cierto es que nadie había escrito ninguna respuesta a continuación, tal y como demandaba. ¿Y si…? A la mañana siguiente, y sin haber podido pasar del capítulo 2, Jaime devolvió el libro dejándolo en el mostrador de la biblioteca, con una escueta frase de su puño y letra en la nota escondida entre sus páginas (el corazón le latía con fuerza ante la posibilidad de que el encargado se percatase y la confiscase): “Hola: Me alegra que hayamos coincidido, marciana… Jaime”… Jaime volvió al trabajo con una sensación especial, el misterio había abierto una nueva ventana en su vida, con un cosquilleo eléctrico que le duró todo el día. Su novia le llamó para quedar esa misma tarde, pero Jaime ahora tenía la cabeza en otra cosa, y en otro sitio muy muy lejos: la tenía puesta en Marte. Así que declinó la invitación. Ya estaba pensando en cuándo volvería a por el libro, a por su libro y el de su amiga invisible… Nuestro amigo Jaime dejó pasar un par de días. ¿Sería tiempo suficiente? Porque…, ¿cuándo pensaba aquella chica misteriosa recuperar la nota? 48 horas después, nuestro amigo llegaba hasta el estante donde reposaban las Crónicas. Hojeó nerviosos sus páginas…, y…, ¡y allí estaba el papelito, y con nuevas frases de aquella letra tan mona! (¡bravo por Braburi!). No se paró a leerlas, simplemente agarró y volvió a llevarse el libro a casa. Los bibliotecarios se admiraron de tamaño seguidor local de Bradbury. Sentado en el sofá, se dispuso a leer (la nota, no el libro): “Querido Sr. Anónimo: esta marciana se pregunta quién será el terráqueo que tanto gusta de sus Crónicas… Atentamente: Anónima…”. ¡Jaime ya sentía la ligazón de una relación especial establecida entre ambos, del juego y la curiosidad su corazón se lanzaba en un flechazo hacia una amiga anónima! El juego la hacía tan interesante… ¡La marciana había conquistado la Tierra! A lo largo de las siguientes jornadas, la correspondencia de cartas (o de crónicas) fue en aumento. Hasta que un día Jaime decidió que ya era hora de dar un paso más allá, ponerle nombre a la chica, poner su propio nombre o teléfono en los mensajes, y plantear pasar la relación de Marte a la barra de un bar. Apenas quedaba ya espacio en la media cuartilla donde escribir, y le extrañó que no se hubiese perdido en el trasiego o la hubiese interceptado un bibliotecario u otro usuario (un posible rival). Jaime sugería ponerse por fin cara el uno al otro (¿le gustaría la de la chica de Marte, tendría antenas y sería verde, o sería un bombón digno de Venus?, ¿y qué le parecería él a ella?), a ser posible delante de dos tazas de café humeante. Jaime escribió en el papel carmesí su nombre de pila, y su teléfono móvil. Pero nadie llamó desde Marte. El planeta rojo parecía haberse alejado, o la alineación o la cobertura fallaban. Un par de días después, el nuevo libro favorito de Jaime no estaba en la estantería. Alguien lo había reservado y se lo había llevado. ¿La chica marciana? ¿Otro terráqueo como él? Sólo le quedaba esperar. Una semana tardó el libro en volver a su anaquel. Jaime se abalanzó sobre él. No pudo esperar a salir a la calle. Abrió sus páginas con ansia, como un loco, encontró allí la nota, y leyó: La chica de otro planeta le pedía disculpas, pero no podía quedar… La chica marciana le dejaba entrever escuetamente que pasaba por una mala racha emocional, y no estaba de humor para ver a otro chico. Jaime fue hasta el mostrador de su biblioteca, y con la mejor de sus sonrisas ―a fuerza de tanta visita conocían perfectamente a “Jaime Braburi”― pidió a los encargados de la misma si podrían facilitarle el listado de las últimas chicas (“últimas personas”, dijo él) que habían cogido aquel libro, posiblemente con un nombre repitiéndose una y otra vez, la chica que más veces se obstinaba en reservarlo y llevárselo consigo. La contestación resultó ser la que más temía: no podían dar datos personales… Pasaron los días. Jaime volvía. Abría el libro (la mariposa parecía haber volado). Montaba guardia ―ocultándose entre los estantes de la sección “BOTÁNICA” como frondoso camuflaje (haciendo que leía “El Riego de la Hortensia”, un libro verde), o tras un periódico en el pasillo “NOVELAS DE ESPÍAS”―, pero nada… Nadie se interesó por las Crónicas, ninguna chica se acercó ni a tocar el libro siquiera… Entonces, cuando ya había tirado la toalla, y sin ninguna esperanza, Jaime Jaramillo se dejó caer una buena mañana, sin planearlo llevado por sus pies, por la biblioteca. Con la convicción más absoluta de que aquello era para nada, fue hasta la planta y el estante de siempre, alargó la mano para cerciorarse una vez más de que la cadena de mensajes cósmicos entre el planeta rojo y el azul había acabado, y, para su sorpresa, allí había un nuevo mensaje esperando para él de Miss Marte… La chica…, ¡la chica se había decidido a dejarle su nombre y su teléfono! Y, eso sí que fue algo digno de una película de marcianos, de una de serie B, la chica se llamaba igual y tenía el mismo número de teléfono que su novia…

Fin


[Finalista VI Certamen de Relato Breve 2020 Biblioteca Municipal Illescas]


sábado, 24 de octubre de 2020

FINALISTA EN ILLESCAS



Mi relato "DESDE MARTE CON AMOR", presentado con el seudónimo "El Bolo Bailarín", ha resultado finalista en el VI Certamen de Relato Breve de la Biblioteca Central de Illescas, Toledo.

Será publicado :-)


jueves, 15 de octubre de 2020

NUEVA NOVELA INFANTIL


Acabado un nuevo libro infantil, una novela muy divertida donde un arquexplorador inglés (muy inglés), buscando un antiguo tesoro de una civilización perdida de hace 5.000 años, encontrará algo mejor: la solución a un desastre mundial, la cura que salvará a la humanidad...

Narrada por su perro Ronco (¡guau!).


Esperando que una editorial se termine de decidir ;-)


CUMPLE DE JARDIEL




¡Feliz cumpleaños, Enrique!

:)


lunes, 14 de septiembre de 2020

1 YEAR (uan year)



Hoy hace un añito que fuimos a El Pardo a la ceremonia de entrega del premio ("3.er Premio Nacional") del Certamen Emilio Carrère, donde me honraron por el cuento de "La Visita" poniéndome una medalla como a los olímpicos que suben al pódium, dándome un diploma como a los olímpicos que no suben, amén de un lote de libros, y obsequiándonos en el colofón como Colón con un vino, como los campeones y español, como los nuestros. Y aún siguen luciendo los galardones en casa y aún duran la ilusión y el agradecimiento.
(El autor leyendo el relato parapetado tras un mantón de Manila)

martes, 21 de julio de 2020

MIHURA, DE CUMPLE EN LA LUNA

Hoy 21 de julio es el aniversario del primer paseo del hombre (según el calendario español) por el plató la superficie de la luna.

Y hablando de luna, también es el aniversario de este Comediógrafo, D. Miguel Mihura, autor de "Sólo el amor y la luna traen fortuna", perpetrador de algunas de las mejores comedias de las que podemos disfrutar y uno de los principales culpables de que uno escriba humor.

Felicidades, Miguel :-)

miércoles, 8 de julio de 2020

TRANSCRIBIENDO, que es gerundio

Pasando páginas y páginas (decenas, ¿cientos?) desde el cuaderno a los folios en blanco del ordenador...

Trabajo arduo pero satisfactorio. Y, así, ya va quedando menos para acabar el libro.

lunes, 11 de mayo de 2020

EL PENÚLTIMO...


En el penúltimo capítulo de la novela. El más fantástico de todos los que la componen.


No queda nada para acabar el manuscrito...


domingo, 26 de abril de 2020

EL ANTEPENÚLTIMO


Ya escribiendo el que resulta ser ANTEPENÚLTIMO CAPÍTULO de mi novela, una historia que se desarrolla por medio Mundo, mezcla de novela histórica y humorística con multitud de personajes inmersos en una gran aventura, o desventura... ;-)


domingo, 22 de marzo de 2020

PREPARANDO EL FIN



Aprovechando este confinamiento apocalíptico inédito para leer y documentarme sobre armaguedones, y para seguir escribiendo el capítulo 9 de la novela...

viernes, 28 de febrero de 2020

300 PÁGINAS, 9.º CAPÍTULO

...Y por fin llegamos al 9.º capítulo en el borrador de mi novela histórica. ¡Queda bien poco!

300 páginas de escritura, trabajo e ilusión, y también de locas aventuras de unos personajes que pronto espero estén con vosotros.

En sólo unos meses estará completada, ¡y a volar...!

martes, 18 de febrero de 2020

JARDIEL: DEL ÁTICO AL CIELO

Hoy 18 de febrero justo al día siguiente del aniversario del nacimiento de un genio del sentimiento, Bécquer, toca el (68) del fallecimiento de Enrique Jardiel Poncela, el grandísimo comediógrafo. Desde su ático en la calle de las Infantas, Jardiel cada noche sube al Cielo.



(Gracias a Juan Ballester Poncelón por la imagen de su artículo, y a mi secretaria Cris por el recordatorio becqueriano)

lunes, 30 de diciembre de 2019

TRES CUADERNOS AMARILLOS


Va bajando el telón del año 2019, y 3 cuadernos 3 en cartoné, hermosos y amarillos como el sol y como los plátanos se acumulan ya sobre la mesa. La escritura de mi novela histórica va encarando la recta final.

El próximo 2020 verá la culminación del libro y, confiamos, su publicación para que podáis conocer y disfrutar su historia.

domingo, 8 de diciembre de 2019

CUENTO FINALISTA

Últimas noticias:

Otro de mis cuentos (humorístico) es finalista en un prestigioso Concurso de Cuentos, cuyo ganador se conocerá en tan sólo unas semanas...

domingo, 24 de noviembre de 2019

"LA VISITA"

Éste es el texto del relato por el que se me concedió recientemente el Tercer Premio Nacional en el Certamen Literario Emilio Carrère.

LA VISITA


Se oye el sonido de la verja que se abre. Suenan unos pasos sobre la gravilla, aún húmeda por la llovizna de esta mañana. La verja vuelve a cerrarse. Oímos el chirrido. Pero no vemos a nadie…

¿Es el viento que la empuja? Improbable. ¿Una cancela de hierro tan pesada? Imposible. Suenan las pisadas, se marcan por el sendero, camino de la casa. Pero no hay pies sobre esas huellas… Los pasos llegan hasta la reluciente puerta verde de la mansión. Las aldabas se levantan, solas…, ¡y caen con fuerza!, con un lúgubre eco contra la madera. Un golpe…, dos… A lo lejos, seguidos con la misma cadencia, repican lánguidamente unas campanas.
Éstas cesan de tañer. Hay un silencio completo, abrumador, total, como si por un instante el mundo se detuviera. Unos pies se arrastran por la tierra mojada… No se ven, pero se oyen, a lo largo del camino, ahora alejándose hacia la verja de hierro, que vuelve a chirriar. Entonces, se abre la puerta de la casa.
—Me pareció que llamaban. Qué extraño…
—La señora ha debido imaginarlo. La señora está nerviosa. Ya le dije a la señora que fuera a la misa por su padre.

martes, 12 de noviembre de 2019

CIEN MIL IMÁGENES

Esta entrada, a pesar de su título, no incluye foto alguna.

Dicen que una imagen vale más que 1.000 palabras... Pues en la novela que escribe este autor ya hay más de 100.000 PALABRAS puestas blanco sobre negro sobre blanco, lo que debe equivaler a casi casi cien imágenes.

Habiendo pasado ese rubicón, la mayor parte del borrador de la novela está ya escrito...

domingo, 27 de octubre de 2019

EL CUMPLEAÑOS DEL MAESTRO JARDIEL

El pasado 15 de octubre (festividad de Sta. Teresa) fue el cumpleaños del comediógrafo D. Enrique Jardiel Poncela.

Celebrémoslo buscando un humor más inteligente y con clase.

El autor ha tenido la cortesía de enviarnos desde Los Ángeles esta fotografía celebrando su día.



Juan y Diego.-

lunes, 14 de octubre de 2019

A EL PARDO POR EL PREMIO


El 14 del pasado mes de septiembre fui a recoger el III Premio Nacional del Certamen Literario Emilio Carrère por mi relato "LA VISITA", en mi primera visita a El Pardo.

Allí tuvo lugar una pequeña conferencia a cargo de los descendientes del escritor que da nombre al Certamen en su honor.


Luego vino la entrega de los galardones, y subimos a la palestra a recibirlos muy contentos y a leer nuestros cuentos que el jurado había tenido a bien valorar y premiar.


 

El epílogo fue el vino español, que es siempre lo mejor de las ceremonias...


Desde aquí un saludo a los otros premiados, gracias a la familia de Emilio Carrère (escritor de cafés) por la palmadita en el hombro que esto supone (estimulante como la cafeína), y a aquél mismo, si me lee desde la torre de los 7 jorobados...



(P.D.: Gracias a ElPardo.net, y a mi secretaria Cris)